Cirugía de Riñón

¿En qué consiste la operación?

En general, se le administrará anestesia general en el quirófano. Usted estará dormido y no sentirá ningún dolor durante la cirugía. En la mayoría de los casos, usted y su receptor estarán en quirófanos adyacentes. Con sumo cuidado, extraerán uno de sus riñones y se lo trasplantarán al receptor. Normalmente, la cirugía dura de 3 a 5 horas, incluyendo el tiempo posterior en la sala de recuperación para la observación. Se podrá realizar la extracción de su riñón mediante una cirugía laparoscópica o abierta. A la cirugía para extraer un riñón se le denomina “nefrectomía”.

  •  La laparoscopia es el método preferido para los trasplantes de riñones donados. Implica el uso de un laparoscopio (una cámara tipo varita) que traspasa una serie de pequeñas incisiones o “puertos” en la pared abdominal (estómago). Se emplea para visualizar la cavidad abdominal y extraer el riñón a través de una pequeña incisión. Las ventajas de la cirugía laparoscópica incluyen un menor tiempo de recuperación, una hospitalización más breve, incisiones más pequeñas y menos complicaciones postoperatorias. La realización de la cirugía laparoscópica requiere habilidades especiales y no está disponible en todos los hospitales. Además, la posibilidad de que le puedan realizar la cirugía laparoscópica depende de su estado médico y de su salud en general.
  • La nefrectomía abierta también se realiza bajo el efecto de anestesia general y se trata de un procedimiento más invasivo. El cirujano hace un corte (una incisión) en el abdomen o en el costado del abdomen. Puede ser necesaria la remoción de una costilla para realizar este procedimiento. Después de retirar el riñón, se cierra la incisión con puntos de sutura. Su centro de trasplantes le podrá proporcionar la información médica más actualizada sobre el proceso quirúrgico. Ellos le ayudarán a determinar qué es lo mejor para usted.

¿Cuánto tiempo se requiere para la recuperación?

Esto depende del tipo de cirugía que tenga, pero la hospitalización promedio para la mayoría de las personas es de tres a siete días después de la cirugía. Sin embargo, todas las personas son diferentes y el período de recuperación varía en gran medida entre cada persona. Pregúntele a su centro de trasplantes acerca de la mejor aproximación que tengan para su tiempo de recuperación. Después de salir del hospital, la mayoría de las personas sentirán dolor, picazón y un poco de dolor conforme vaya curando la incisión. La mayoría de los donantes de riñón pueden regresar a sus actividades normales después de cuatro a seis semanas, conforme a las exigencias físicas de las tareas de la vida y el trabajo diario. Se debe evitar levantar objetos pesados durante unas seis semanas después de la cirugía. Tal vez no pueda conducir hasta por dos semanas.

Asegúrese de ver a su médico de atención primaria con regularidad para hacer un seguimiento, y solicítele análisis de orina, de presión arterial y de la función renal (TFG) cada año

Tu salud comienza aquí

Una mejor atención médica es mi misión

(591) 77082908

urologomontero@gmail.com

Chopochoro, Montero